Si Dios quiere…

Jorge Himitian

22/02/2021

Ya llevamos casi un año de la pandemia en Argentina, y aún no salgo de mi asombro. Me sorprendo cada día al pensar cómo un virus tan pequeño, imperceptible a simple vista, puso en “jaque” a toda la humanidad.

Si en marzo del año pasado nos hubieran dicho que esta pandemia duraría un año, nos hubiéramos deprimido. Ya estamos en el 2021, y todavía no sabemos cómo será este año. El futuro se presenta incierto.

Lo importante es que nos preguntemos: ¿Qué nos está diciendo Dios con esta pandemia? ¿Qué le está diciendo a las naciones, a la iglesia y a cada uno de nosotros?

Esta pregunta puede tener múltiples respuestas. Quiero referirme a una en particular. Qué en mi humilde opinión, es una de las más importantes, especialmente para occidente.

Una de las cosas que más le molestia a Dios es la soberbia del ser humano. Su autosuficiencia, su pretendida no dependencia de Dios.

Las naciones de occidente han puesta a Dios fuera del “mapa”. Fuera del cuadro de la vida nacional; fuera de sus gobiernos, leyes, criterios, programas. Fuera de la familia y del comportamiento de la sociedad.

La humanidad se jacta hoy del avance de la tecnología, de su conocimiento, y en su soberbia ha declarado a Dios prescindible.

Cuán actual es la palabra de Dios, en Santiago 4.13-17:   

 ¡Vamos pues ahora los que dicen: “Hoy o mañana iremos a tal ciudad, estaremos allá un año y haremos negocios y ganaremos”! Ustedes, los que no saben lo que será mañana, ¿qué es su vida? Porque son un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. Más bien, deberían decir: “Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello”. Pero ahora se jactan en su soberbia. Toda jactancia de esta clase es mala.

Casi no podemos hacer planes para el futuro. Ni los gobiernos, ni las escuelas, ni las industrias, ni los comercios, ni los viajes …

En cada cosa que pensemos o planeemos, debemos agregar la frase: “Si el Señor quiere”. No como un simple dicho, sino de todo corazón. Con humildad y convicción, reconociendo que Dios está en el control de todas las cosas. Con Covid o sin Covid, debemos reconocer que nuestra vida y el de la humanidad dependen absolutamente de Dios.

El no decir “si Dios quiere” , Santiago lo considera un acto de soberbia.

La Biblia siempre nos insta a vivir con humildad:

Confía en el SEÑOR con todo tu corazón
y no te apoyes en tu propia inteligencia.
Reconócelo en todos tus caminos y él enderezará tus sendas.

No seas sabio en tu propia opinión: Teme al SEÑOR y apártate del mal, porque será medicina para tu carne y refrigerio para tus huesos (Proverbios 3.5-8).

Compartir en

Entradas Recientes

Videos Recientes

Seguinos en las redes

Quizas tambien te interese leer…

Iglesia 24/7

Iglesia 24/7

Ser iglesia las 24 horas del día, los 7 días de la semana Es muy fácil confinar a la iglesia a que sea una congregación. ¿A qué me refiero? Al hecho...

leer más

Desarrollado por web0

 Copyright © 2020 - Jorge Himitian